Llámanos 915 043 110 informacion@moranteasesores.es

Cuatro gastos deducibles que no debes pasar por alto - Morante Asesores

Nadie quiere pagar de más en la declaración de la renta pero es fácil que al hacerla pases por alto gastos que pueden ayudar a reducir la factura fiscal. Estos son algunos de ellos:

  1. Capital inmobiliario. En primer lugar, comprueba si en los cuatro años anteriores al ejercicio de 2016 soportó algún gasto por reparación del inmueble que alquila (reforma del baño, cambio de puertas, etc.). Si puede acreditar que dichas reparaciones se realizaron “para que el inmueble fuese arrendado”, Hacienda deberá admitir su deducción. No obstante, mientras más tiempo haya pasado entre la realización de las obras y el inicio del alquiler, más difícil será demostrar tal relación.
  2. Capital mobiliario. En el caso de poseer acciones de empresas que cotizan en Bolsa, no olvide deducir los gastos de administración y de depósito de valores que haya soportado durante el año. Si no ha percibido dividendos, podrá compensar dichos gastos con otros rendimientos de ahorro, en el mismo ejercicio o en los cuatro años siguientes.
  3. Facturas impagadas. Si uno de tus clientes no te paga una factura, deberás tener en cuenta que, si entre la fecha del vencimiento y el 31 de diciembre han transcurrido más de seis meses, podrás computar un gasto por deterioro. Además, si tributas en estimación directa simplificada, podrás aplicar la reducción genérica del 5% que se aplica en concepto de provisiones y gastos de difícil justificación.
  4. Trabajo. En último lugar, a la hora de dar cuenta sobre tus rendimientos del trabajo, podrás deducir las cuotas satisfechas a sindicatos (sin límite cuantitativo) y colegios profesionales en concepto de cuotas de colegiación (máximo 500 euros al año). Estas últimas sólo y exclusivamente serán deducibles en el caso de que, por el tipo de actividad desarrollada, estés obligado a satisfacerlas. Por otro lado, los gastos de defensa jurídica que hayas tenido que asumir por litigios con tu empleador también serán deducibles (con un límite de 300 euros).

Si necesitas que tratemos tu caso concreto para saber qué gastos puedes deducir en esta declaración de la renta, ponte en contacto con nosotros.